jueves, 1 de febrero de 2018

Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band The Beatles


por Felipe Ramirez para Rolling Stones






“Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band es el álbum de rock & roll más importante de la historia, una aventura nunca superada en concepto, sonido, composición, arte de tapa y tecnología de estudio, hecho por la más grande banda de rock & roll de todos los tiempos.”

Rolling Stone Magazine



Aunque Sgt. Pepper’s no es mi disco favorito de The Beatles (sé que es el mejor, sólo que a una isla desierta me llevaría Abbey Road), hay que admitir que los chicos de la Rolling Stone tiene razón: fue un disco que cambió todo.

Espero que te gusten los Beatles porque esta pregunta es para fans: ¿tu canción favorita de Sgt. Pepper’s?

Antes de contestar, piensa, porque te apuesto a que no es la misma que hace 10 años.

Con el paso del tiempo vemos la cosas de otra forma, de otro modo, y eso hace ver las mismas cosas desde diferentes ángulos.

En mi caso, cuando tenía 15: She’s leaving home.


A los 17: Sgt. Pepper’s (en la versión rockera).

A los 20: A day in the life.


A los 23: I’m fixing a hole.


No voy a poner toda la lista, porque terminaría poniendo el disco completo.

Sólo decir que hoy me encanta escuchar la simpleza de “Getting better”:


“Tengo que admitir que está mejorando Mejorando, todo el tiempo… Tengo que admitir que está mejorando Desde que eres mía…” No sé si Zach Scheidt estará de acuerdo, pero creo que su nota de hoy habla sobre esta canción: porque el mercado mejora, mejora y mejora. Y hay que aprovecharlo.

El mercado es nuestro. Y si no lo sabes estás perdiendo.

Una palabra de adelanto: “Está en ti la capacidad para administrar tus propias inversiones. No necesitas pagar honorarios ridículos a algún administrador que solo te conoce como un número en su computadora y que además tiene docenas de cuentas mucho más grandes que la tuya”.

Te dejo con Zach.

Felipe

¿Qué canciones del sgt. Peppers han sido tocadas en vivo por los beatles? #sgtpeppers50

miércoles, 31 de enero de 2018

Karina Levine & Luis Reales



El gran dúo marplatense nos permite disfrutar del clásico tango Tinta Roja, compuesto por Sebastián Piana (música) y Cátulo Castillo (letra). Cantante, bailarina y actriz, desde hace muchos años elige cantar tango porque es un género musical que reúne cualidades que llenan su corazón.

Karina Levine es ganadora de 2 Estrellas de Mar, una con "TANGOLEVINETANGO y el diablo nos amontona" y la otra con "TANGO POSTA", unas cuantas Estrellas con "DRÁCULA" el musical de Pepe Cibrián en el 93 y otra con "TANGO" de Burdel, Salón y Calle, con el Ballet Argentino encabezado por Eleonora Cassano.

Luis Reales es marplatense, músico, pianista, compositor, arreglador y letrista. Ganó tres Estrella de Mar y un Premio Comedia de la Provincia de Buenos Aires. Con su piano acompañó figuras de la talla de Roberto Goyeneche, Rubén Juárez, Susana Rinaldi, Jaime Torres, Rodolfo Alchourrón, Raúl Lavié y Julio Pane, entre otros. Formó parte de la Orquesta Municipal de Tango de la Ciudad de Buenos Aires y en 2013 conoció a Karina Levine, con quien viene trabajando en dúo.

lunes, 29 de enero de 2018

Los ganadores de los Grammy 2018

(CNN) - Bruno Mars y Kendrick Lamar se llevaron tres premios Grammy. 24K Magic arrasó con las principales categorías. En tanto, "Despacito", de Luis Fonsi y Daddy Yankee, no consiguió ninguno de los tres galardones a los que estaba nominado.


Una de las sorpresas de la noche no tuvo que ver con la música. En un video emitido durante el evento, la excandidata presidencial Hillary Clinton apareció junto a artistas, cada uno leyendo pasajes del libro 'Fuego y Furia'. El libro, que trata sobe el primer año de Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos.


LEE: Hillary Clinton trolea a Donald Trump en los Grammy con video sorpresa



Mira aquí la lista completa de los ganadores de los Premios Grammy:


Grabación del año


"Redbone" – Childish Gambino


"Despacito" – Luis Fonsi and Daddy Yankee featuring Justin Bieber
"The Story of O.J." - Jay-Z
"HUMBLE." – Kendrick Lamar
"24K Magic" – Bruno Mars *GANADOR

Álbum del año

"Awaken, My Love!" – Childish Gambino
"4:44" – Jay-Z
"DAMN." – Kendrick Lamar
"Melodrama" – Lorde
"24K Magic" – Bruno Mars *GANADOR

Canción del año

"Despacito"

"4:44"
"Issues"
"1-800-273-8255"
"That's What I Like" *GANADOR

Mejor Nuevo Artista

Alessia Cara *GANADOR

Khalid
Lil Uzi Vert
Julia Michaels
SZA

Mejor presentación solista

"Love So Soft" – Kelly Clarkson
"Praying" – Kesha
"Million Reasons" – Lady Gaga
"What About Us" – Pink
"Shape Of You" – Ed Sheeran *GANADOR

Mejor presentación pop de grupo o dúo

Something Just Like " – The Chainsmokers & Coldplay
"Despacito" – Luis Fonsi and Daddy Yankee
Featuring Justin Bieber
"Thunder" – Imagine Dragons
"Feel It Still" – Portugal. The Man *GANADOR
"Stay" – Zedd & Alessia Cara

Mejor presentación en rock

"You Want It Darker" – Leonard Cohen
"The Promise" – Chris Cornell
"Run" – Foo Fighters
"No Good" – Kaleo
"Go To War" – Nothing More

Mejor álbum de rock

"Emperor Of Sand" – Mastodon

"Hardwired...To Self-Destruct " – Metallica
"The Stories We Tell Ourselves" – Nothing More
"Villains" – Queens Of The Stone Age
"A Deeper Understanding" – The War On Drugs

Mejor presentación de rap

"Bounce Back" – Big Sean
"Bodak Yellow" – Cardi B
"4:44" – Jay-Z
"HUMBLE." – Kendrick Lamar *GANADOR
"Bad And Boujee" – Migos Featuring Lil Uzi Vert

Mejor álbum de rap

"4:44" – Jay-Z
"DAMN." – Kendrick Lamar *GANADOR
"Culture" – Migos
"Laila's Wisdom" – Rapsody
"Flower Boy " – Tyler, The Creator

Mejor canción country

"Better Man"

"Body Like A Back Road"
"Broken Halos"
"Drinkin' Problem"
"Tin Man"

Mejor álbum country

"Cosmic Hallelujah" – Kenny Chesney
"Heart Break" – Lady Antebellum
"The Breaker" – Little Big Town
"Life Changes" – Thomas Rhett
"From A Room: Volume 1" – Chris Stapleton *GANADOR

Mejor presentación en rap

"PRBLMS" — 6LACK
"Crew" — Goldlink Featuring Brent Faiyaz & Shy Glizzy
"Family Feud" — Jay-Z Featuring Beyoncé
"Loyalty" — Kendrick Lamar Featuring Rihanna *GANADOR
"Love Galore" — SZA Featuring Travis Scott

Mejor álbum de comedia

"The Age Of Spin & Deep In The Heart Of Texas" — Dave Chappelle *GANADOR
"Cinco" — Jim Gaffigan
"Jerry Before Seinfeld"— Jerry Seinfeld
"A Speck Of Dust"— Sarah Silverman
"What Now?" — Kevin Hart

lunes, 25 de diciembre de 2017

Roger Waters: "Esto se pone cada vez peor"



Crítico de las redes sociales y de la situación política internacional, el ex bajista de Pink Floyd se presentará el 6 de noviembre próximo en la Argentina; "no es un trabajo sencillo y hacerlo a los 74 es demasiado", dice en San Pablo en una entrevista con LA NACION
24-12-2017 por Martín Artigas para La Nacion


Con posiciones fuertes acerca de la industria de la música y la realidad, Waters encara el Us+Them World Tour, que lo traerá al país. Foto: M. Rossi

SAN PABLO.- "Nada de preguntas políticas". La frase será pronunciada en varias oportunidades, por distintas personas, momentos y hasta idiomas, en tonos de gravedad que irán del pedido amable a la amenaza encubierta de un temprano fin de entrevista.
¿Acaso Roger Waters , uno de los músicos que más hace oír su voz en repudio de la "Era Trump", que se cruzó con varios colegas en su llamamiento a boicotear a Israel por considerarlo el principal opresor del pueblo palestino, ya no quiere hablar de política? El pedido sonaba, al menos, extraño, aunque la invitación para poder conversar con el ex bajista de Pink Floyd parecía venir con esa condición.
Pero el temor de conocer el costado más áspero y susceptible de una estrella de rock se esfuma no bien él atraviesa la puerta de la sala de reuniones de un coqueto hotel de San Pablo. Con su uniforme de Roger Waters -jean oscuro, remera negra y zapatillas-, el legendario músico se muestra más cerca de un tío canchero que viene de un largo viaje que del artista/empresario que facturó más de 450 millones de dólares con su gira The Wall Live (2010-2013) y que, desde mayo pasado, salió nuevamente al mundo para presentar su más reciente trabajo, Is this the Life we Really Want? El Us+Them World Tour traerá a Waters al país el 6 de noviembre de 2018, tras el récord que marcó en 2012, con nueve fechas en el estadio de River y un total de 400.000 entradas vendidas. "El setlist de este show está basado en el que hicimos en el Desert Trip, en octubre de 2016", le cuenta a LA NACION, en referencia al festival que lo reunió con otras leyendas del rock como Paul McCartney, The Rolling Stones y Bob Dylan. "Cuando decidimos empezar a armar este tour, me di cuenta de que la gente siente mucha cercanía con el material que hicimos en los 70, y que debía tocar esos temas si realmente significaban algo hoy", continúa, evitando mencionar a Pink Floyd, la banda que fundó a mediados de los 60 y que lo terminó enfrentando letalmente al baterista Nick Mason y al guitarrista David Gilmour


Roger Waters interpreta "Time" en México
No es casual que la nueva gira tome el nombre de una canción del disco The Dark Side of the Moon: según Waters, el setlist intercala un 75 por ciento de "viejo material" con un 25 de su nuevo trabajo. "No hay nada de lo que sucedió en el medio. Inevitablemente, siempre viene alguien y me dice: «Ay, ¿por qué no tocan tal canción?», y yo respondo: «¿Por qué carajo no te dedicás a este negocio?». No me interesa lo que piensen, a nadie le importa cuál es tu disco favorito", apunta, antes de arremeter contra las nuevas "vías de comunicación" entre público y artistas.
"Eso es lo que está mal con las redes sociales: se trata de un montón de gente expresándole sus sentimientos y lo que piensan al mundo. ¡A nadie le importa! ¿Tienen idea de lo difícil que es esto? No es un trabajo sencillo y hacerlo a los 74 es demasiado", dice. "Todos los días sigo pensando en cómo mejorar el show. ¿Es lo suficientemente movilizador? ¿Hay alguna posibilidad de conectarse mejor con la audiencia? Hay bandas, y no pienso dar nombres, que pasan de las emociones y se dedican a tocar sus más grandes hits desde hace 50 años. Algunos son amigos y los admiro, pero que lo hagan es una tristeza para ellos. No quiero eso para mí".
Waters mira fijamente a los ojos cuando contesta, se ríe y habla sin parar. "Deben interrumpirme, porque yo sigo", dice, ignorando los rostros de desesperación de sus asistentes, que miran el reloj continuamente como si el mundo estuviera por acabarse.
Is this the Life we Really Want?, su nuevo trabajo, también suena a Pink Floyd, pero ahora sus letras hablan de Guantánamo, de refugiados y de niños que escapan del horror y terminan muertos a la orilla de un mar. Los tópicos se han actualizado, aunque el sonido sigue siendo amenazante, triste, enojado, oscuro y discretamente ampuloso. Waters no necesita experimentar; por el contrario, parece aferrado a su marca con uñas y dientes, aunque él no lo diga abiertamente ni le cause gracia que se lo mencionen.


Roger Waters interpreta "Pigs" en México
"Cuando este nuevo álbum salió, fui a ver cuánta gente realmente escucha música por streaming y qué tipo de cosas se escuchaban. Descubrí que hay alguien llamado Drake. Busqué imágenes y pensé que lucía bien. No sabía quién era, pero tenía una canción, «no sé qué Bling» ["Hotline Bling"], reproducida 1200 millones de veces. ¡1200 millones de veces!", cuenta con gracia y los ojos bien abiertos. "Me puse a escucharla y.... Llamé por teléfono a varios amigos para decirles: «¡No tienen idea de lo que está pasando en el mundo! Es increíble. 1200 millones de veces las personas decidieron escuchar esta canción que no tiene absolutamente ningún mérito, ninguna clase de contenido musical o lírico. Es algo completamente vacuo»".
Tiene lógica: el hombre que fundó a la banda de rock posiblemente más conceptual de todos los tiempos se niega a comprender que alguien pueda tener ganas de escuchar música de manera caprichosa o lúdica, haciendo zapping entre un puñado de temas elegidos por sí mismo o por un tercero.
"Solía pensar lo mismo de MTV y de lo horrible de tener que hacer videos de tres minutos para que se sucedieran uno detrás de otro, sin sentido alguno. Eso no ayuda a que la raza humana avance a algún lugar... Ahora todo se trata solamente de hacer plata, y si uno pregunta le responderán: «Sí, ¿qué tiene de malo eso?»", explica entre la sorpresa y la ofuscación. Entonces, Waters cita a Goethe para apuntar sus dardos. "Ninguno está más irremediablemente esclavizado que aquellos que creen falsamente ser libres. Spotify no tiene nada que ver con la música, la creatividad o el espíritu humano, sólo tiene la intención de mantenerte esclavizado".
Waters habla de política todo el tiempo. Nadie ni nada puede evitarlo, porque se expresa políticamente, canta sobre política, monta shows políticos e, inevitablemente, sus respuestas siempre derivan en cuestiones políticas. La gestación de Is this the Life we Really Want? es un hecho político en sí mismo, según cuenta.
Roger Waters interpreta "Deja vu"
Su disco anterior, Amused to Death, fue publicado 25 años atrás. "Ese fue un trabajo ignorado por todo el mundo, y creo que eso me llevó a pensar: «Bueno, quizás es momento de probar otras cosas»", bromea. "Mientras estaba de gira con The Wall Live surgió la idea que atraviesa este disco. Fue acá mismo, en San Pablo. Les dije a mis músicos que subieran a la terraza conmigo, que iba a mostrarles una canción nueva que se llamaba «If I had been God» (Si yo hubiese sido Dios). Finalmente se llamó «Déjà Vu», pero haberla escrito fue el punto de partida de todo este disco. Quizá me llevó 25 años darme cuenta de que la verdadera pregunta es qué hubiera hecho si hubiera sido Dios. Soy ateo, pero siento que toda la noción judeocristiana de que todo esto estaba destinado a ser y que estamos siendo guiados por un ser superior se vuelve más bizarra día a día".
El músico, entonces, recita un fragmento que finalmente quedó afuera de la canción pero que, a su entender, es lo más importante que escribió para todo el disco: "Si hubiera sido Dios, no hubiera elegido a nadie/ sino dado una mano pareja a todos mis hijos/ y todos habrían estado felices de renunciar al Ramadán y la Cuaresma/ aprovechando mejor el tiempo en compañía de amigos, haciendo pan y reparando redes".
Waters hace un silencio, baja el tono de voz. "Ahí está la raíz de los conflictos internacionales de hoy en día, en esta absurda idea de que un ser todopoderoso pierde su tiempo eligiendo a unos por sobre otros, a los musulmanes, a los cristianos, a los judíos... Es tan ridículo que te dan ganas de agarrar al mundo del cuello, sacudirlo y decirle: «¿Qué mierda te pasa? Mirá todos los problemas, lo que pasa alrededor, la desigualdad creciente entre los muy ricos y los que apenas se mantienen vivos». Y esto se pone cada vez peor".
La verborragia de Waters ha costado 6 minutos más de lo esperado. Una asistente parece estar al borde del desmayo, desesperada por llevar al cantante a otra sala donde lo esperan las cámaras de televisión. Él agradece, se pone de pie, saluda con un apretón de manos y se retira tranquilamente. El tiempo se ha ido, pero a él parece ya no importarle.


lunes, 27 de noviembre de 2017

El optimismo de Björk se plasma en ‘Utopia’




Por JON PARELES el 18 de noviembre de 2017 en New York Times



El nuevo álbum de Björk, “Utopia”, es una meditación en torno a la esperanza: “Si el optimismo alguna vez fue una emergencia, este es el momento”. CreditSantiago Felipe/Getty Images


Read in English

¿Qué viene después de que te rompen el corazón? Para Björk, “una carta de amor al entusiasmo y el optimismo”, dijo.
Vulnicura, el álbum formidable y oscuro de Björk de 2015, reflejó la ruptura de su relación de una década con el artista Matthew Barney en canciones de un dolor casi paralizante y furia latente, cargadas con cuerdas dramáticas y disonantes.

Pero su nuevo álbum, Utopia, valora la ligereza: el aliento que le da vida a las voces y las flautas; la atmósfera en la que vuelan las aves; estructuras y tempos que cambian libremente en vez de estar encerrados en un beat. El álbum, que saldrá a la venta el 24 de noviembre, es la iteración más reciente de la fascinación que Björk ha tenido a lo largo de toda su carrera con la manera en que la naturaleza y la tecnología pueden interactuar.

En una entrevista en su apartamento en Brooklyn, dijo que desde hace tiempo Utopia había sido el título tentativo del álbum. Mientras lo hacía, leyó mucho acerca de utopías: en estudios académicos y en historias y novelas a través de los siglos, desde fábulas antiguas hasta la ciencia ficción de Octavia E. Butler. “La utopía ha ido de ser monasterios a islas feministas, socialismo o ‘La primavera de la flor de melocotón’”, dijo, refiriéndose a un cuento sobre una comunidad aislada e idílica que fue escrito en el siglo V en China.


El colaborador de Björk en “Utopia” es Arca, un músico electrónico venezolano que creció escuchando sus canciones. CreditSantiago Felipe/Getty Images

La propuesta de Björk incluye “ese sentimiento después de Trump, en el que todo ha salido terriblemente mal”, dijo. “Y te escapas a una isla y hay muchas mujeres ahí con niños y todos están tocando flautas; todos están desnudos y hay muchas plantas que jamás has visto antes y todas esas aves de las que jamás has escuchado y orquídeas, y hay un sentimiento de ser el primero en un mundo nuevo”.

Björk, de 51 años, me permitió escuchar una versión del álbum durante una de sus breves estancias en Nueva York este año, en un día húmedo de julio. Desde entonces ha estado en Londres, en su casa en Islandia y en un tour por Moscú, Buenos Aires y Tiflis, combinando conciertos con su banda, toques como DJ y curando Björk Digital, una exposición itinerante de sus videos de realidad virtual, que expandirá con canciones de Utopia.

Esa tarde, llevaba puesto un vestido multicolor con un corte asimétrico. Después de reproducir el disco en su estéreo, conversó acerca de la música a través de la mesa de su cocina, mientras bebíamos tazas de café intenso. “Comencé a pensar en este álbum como si fuera una ciudad en las nubes”, dijo. “No tiene gravedad. Es más como flotar en el aire”.

El álbum concluye con “Future Forever”, que tiene acordes resplandecientes y la voz de Björ flota por encima de los silencios; invoca un matriarcado benigno. “Imagina un futuro y existe en él/ siente este alimento increíble; empápate de él”, canta, y después recurre a los consejos de tecnología. “Tu pasado es un bucle que se repite sin parar… apágalo”.

Pero Björk ha estado rumiando en el pasado después de las acusaciones de acoso sexual contra Harvey Weinstein y otros, y ha decidido examinarlo. En una llamada telefónica reciente, abordó un episodio de su vida que ha decidido revelar. En octubre, publicó en Facebook que había sufrido tocamientos e insinuaciones sexuales por parte de un “director danés”: claramente Lars von Trier, quien la dirigió en Dancer in the Dark, el filme del año 2000. “No quiero ser engreída al respecto”, dijo Björk al teléfono desde Islandia. “Hay mujeres a las que les ha ido peor que a mí”.


Björk se presentó como DJ en el festival Sónar en Barcelona, en junio. CreditSantiago Felipe/Redferns, vía Getty Images

Sin embargo, dijo que cuando leyó acerca de Weinstein le sorprendió “cómo usó los medios en contra de esas mujeres”. Habían circulado anécdotas en ese entonces de que filmar con Björk fue “difícil” en el plató. Pero ella dijo: “Fui muy minuciosa. Me presenté a cada toma a tiempo”, hasta que hubo una disputa en torno al control de su música.

“Cuando hablé acerca de este proyecto con Lars, siempre me prometió que yo tendría el control total de mi música”, dijo. “Pero cuando me presentaba a los ensayos de baile, alguien había estado editando mi música de una forma que estaba completamente mal, musicalmente. Y seguían diciéndome: ‘Ah, ahora nos pertenece a nosotros; ya no es tuya’”.

“Después de dos meses de asistir a todo y de aceptar todo el acoso y de convertirme en parte de todo eso —básicamente, solo seguía haciendo lo que me decían— tuve un fin de semana en el que me defendí. Podía rebelarme como música y decir: ‘No voy a regresar al trabajo el lunes a menos que tenga control total de mi música’. Y tan solo tomó un día. El lunes por la noche, dijeron que sí y el martes regresé a trabajar”.

Después de las publicaciones de Björk en Facebook, el asistente de Von Trier le dijo a la revista Rolling Stone: “Lars rechaza las acusaciones que ha hecho Björk, pero no desea hacer ningún otro comentario”. The Guardian reportó que Von Trier le había dicho a un diario danés que no la había acosado sexualmente. “Eso no sucedió”, le dijo al diario, Jyllands-Posten. “Pero definitivamente no éramos amigos; eso es un hecho”. Los intentos de contactar a Von Trier para que hiciera comentarios para este artículo no recibieron respuesta.

Björk describió un entorno laboral mucho más feliz durante la grabación de Utopia. Como Vulnicura, el nuevo disco no se parece a la música de la radio pop ni de los clubes de baile. A menudo es denso y desorientador, con capas de voces que se oponen, flautas y sonidos de percusión. Las canciones son análogas a la música de cámara y la experimentación electrónica del colaborador de Björk a lo largo del álbum, el músico electrónico venezolano Arca (Alejandro Ghersi), quien creció escuchando la música de Björk. “Conocía mi catálogo de canciones mejor que yo”, dijo.Continue reading the main story


Björk en una escena de “Dancer in the Dark.” La artista dijo que enfrentó acoso sexual por parte del director del filme, Lars von Trier, en el plató. CreditFine Line Features


Arca, quien también ha trabajado en canciones de Kanye West y la cantante de R&B Kelela, se unió a Björk a mediados de la grabación de Vulnicura y participó en su gira mientras llevaba a cabo sus propios proyectos prolíficos. Mientras que los muchos coproductores previos de Björk han sido enlistados para ayudar a ejecutar sus ideas, Utopia es más cercano a una colaboración total.

“La diferencia fue que Alejandro y yo nos fusionamos”, dijo Björk. “Sentimos que podíamos escribir cincuenta álbumes porque fue muy divertido. Al principio, nos sorprendimos mucho porque entre nosotros la brecha generacional es muy grande, y después creímos que, filosóficamente, compartimos muchas cosas. Y hay un optimismo y un elemento de celebración en nuestra obra musical, algo que de verdad nos gusta”.

Arca la guio con cuidado hacia sus canciones favoritas y menos conocidas, ambas instrumentales: “Ambergris March”, de la banda sonora de Drawing Restraint 9, y “Batabid”, un lado B de 2001. Hay ecos de ellas en sus nuevas canciones. “Me estaba reflejando un lado de mí que probablemente habría ignorado”, dijo Björk. Mientras tanto, para el canto de las aves que quería, Björk eligió especies grabadas en Venezuela, el país natal de Arca.

“Nos estábamos enviando miles de ideas… fue como jugar un juego con alguien”, comentó Björk. “Es muy interesante comunicarse en tantos niveles. Le decía, cuando estaba siendo una nerd de la música al principio de este álbum: ‘Si vamos a fusionarnos como dos músicos, hagamos algo extraordinario. Intentemos no basarnos en la estructura normal de una canción, sino unámonos de una manera muy instrumental. Seamos libres’”.

Björk a menudo ha basado cada álbum en una paleta sónica particular: cuerdas para Vulnicura, la voz humana para Medulla, los sonidos entrecortados y angelicales del arpa, la celesta y las cajas de música en Vespertine. Para Utopia, Björk recurrió a la flauta, el instrumentó que tocaba cuando era niña. “Mi lado de la flauta ha estado dormido durante mucho tiempo”, dijo.

Para grabar la música que había compuesto en su computadora, Björk reunió una orquesta de una docena de flautistas, todas mujeres, para “Flute Fridays” en Reikiavik. “Intenté sacar tantos colores de las flautas como fuera posible”, dijo. “Les puse distintas configuraciones de micrófono. A veces tuve doce flautas, a veces seis. Hubo una flauta contralto, una flauta de contrabajo, una flauta tenor. Están muy procesadas, con muchos efectos, o muy limpias, sin ninguna modificación.

“Fuimos a varias iglesias en Reikiavik, intentando obtener el sonido adecuado”, agregó. “Además, grabé muchas de las flautas en mi cabina al lado del lago… intentando crear un mundo donde hay gente que pasa el rato en tu sala, tocando la flauta, cantando y creando beats, pero es parte de la vida real”.

El puente entre Vulnicura y Utopia es “The Gate”, que Björk ha lanzado como el primer sencillo del álbum y como un videoclip caleidoscópico, inundado de gráficos computacionales, pero de alguna manera también pastoral. Canta acerca de la sanación de la herida en el pecho que mostró en la portada de Vulnicura, y cómo se convierte en un portón de amor, conforme la canción asciende a un coro ferviente: “Me preocupo por ti, me preocupo por ti”. Otro “manifiesto”, según Björk, es “Body Memory”; en sus versos, piensa tanto que los convierte en problemas solo para que, en los coros, la salven sus instintos.

Sus nuevas canciones también absorben los placeres más inmediatos de la música y del romance floreciente. En “Blissing Me” canta acerca de “dos músicos nerds que se obsesionan”, enamorándose al “enviarse varios MP3 entre sí”. En “Courtship” explora las citas a través de software. “Me rechazó/Entonces yo rechacé a otro/ quien a su vez la rechazó a ella”, canta, por encima de acordes construidos a partir de flautas y explosiones de percusión balbuceante que insinúan distantemente el sonido de la música tecno.

Aún hay un resentimiento y una pena persistente en canciones como la desafiante “Sue Me” y “Tabula Rasa”, y pensamientos más amplios de consuelo en “Loss”, una melodía elegíaca llena de ritmos frenéticos. Pero Björk quería que el álbum mirara hacia delante. “Vulnicura fue el final del capítulo; este es el inicio de uno nuevo”, dijo.

“Pasas por distintas etapas en tu vida. Sería lindo si tan solo pudiéramos averiguar una receta que funcionara a través de toda la vida. Pero afortunada o desafortunadamente, según cómo lo veas, la mayoría de las cosas no duran mucho y debes repensarlas, ya sea en el plano práctico, emocional, espiritual o en el que deba ser”, explicó la cantante.

“En el comienzo de cada periodo, debes soñar. Debes decir: ‘Ah, quiero…’, y al principio podría sonar muy utópico. Pero si la mitad de eso se hace real, es un buen comienzo. Pero también debes pensar qué quieres hacer a continuación”, agregó.

Conforme la entrevista veraniega se iba acabando, la tarde de pronto se oscureció; hubo un estruendo de truenos y comenzó una lluvia pesada. Björk sonrió al oírla. “Toda la tensión se ha liberado”, concluyó.

björk: stonemilker (360 degree virtual reality)



Björk: The Gate




Bjork Arise my senses

martes, 15 de agosto de 2017

caminando la Argentina

En mi camino por Traslasierra -Cordoba-Argentina, en esta oportunidad, me encontre con una pareja muy interesante que emigro de Buenos Aires a Yacanto-San Javier y dieron comienzo a lo que hoy es la Hosteria Cuatrovientos.
Aquí les dejo una linda historia de elección de vida y naturaleza...
por Cinth para ArquiNticias GdMd

Entrevista a los propietarios de Cuatrovientos Hostería/  Restaurant en San Javier y Yacanto- Traslasierra: Alejandra Bellini y Eduardo Bottaro
Por qué Traslasierra?
Mientras acaricia su perro “Caipi”, Eduardo nos cuenta que desde hacía muchos años que venían tratando de encontrar su “lugar” en el mundo. Londres en Catamarca, Villa La Angostura, o Colonia en Uruguay fueron otras opciones sopesadas.




“Finalmente cuando entramos por primera vez a la plaza de San Javier y le dimos la vuelta, nos dimos cuenta de que éste sería nuestro lugar”. Así fue que investigando que hacía falta en la zona deciden fundar “cuatrovientos” un sitio en dónde están muy estudiados todos los detalles, relata Alejandra.
Algunas paredes de piedra se conjugan en perfecta armonía con grandes superficies vidriadas, cemento y pisos rústicos.
La hostería llegó en una segunda etapa.
“Hace unos diez años sentimos que podríamos recibir gente por más tiempo que el necesario para un almuerzo o cena. Convocamos nuevamente a nuestros amigos Arquitectos y luego de muchas charlas y estudios de diseño armamos lo que hoy es la hostería en dónde las habitaciones son espacios inclusivos, que invitan a quedarse, fruto de la experiencia que traía de mis innumerables viajes mientras desarrollaba mi tarea fotoperiodistica”´relata Eduardo con su aire de tranquilidad.
Alejandra acota: “normalmente las habitaciones de hosterías son espacios reducidos y sin personalidad. Aquí tenemos cuatro suites totalmente diferentes una de la otra. Alguna pared de piedra, grandes ventanales que entre el verde miran a las sierras, camas confortables, salamandras a leña, en fin…dan ganas de quedarse a vivir en ellas! detalla Alejandra emocionada.

San Javier y Yacanto no han perdido el encanto de un otrora pasado señorial. Hermosas casas coloniales o de diseño se conjugan con rústicas casas de piedra y algún rancho de adobe. Gauchos que todavía se pasean a caballo, junto a poderosas 4x4, empanadas criollas junto a cocinas gourmet (de la que cuatrovientos es pionera), fiestas folklóricas junto a espectáculos de jazz. Todo en un magnífico mix en donde la imponencia de los cerros y del Champaquí son la marca del lugar.

¿Volverían a Buenos Aires?

“Sin duda la gran ciudad tiene su atractivo. Todo el éxito en mi actividad profesional en fotoperiodismo o el de Alejandra como artista plástica no hubieran sido posible fuera de ella, pero sostengo que las ciudades dan mucho y quitan mucho. El tiempo de la gran ciudad estaba agotado. Ya la habíamos disfrutado mucho. Cultura a raudales, amigos, espectáculos, luces y cemento, dieron lugar al cambio de nuevos amigos, vida apacible, silencio, mucho verde y lo fundamental: una mejor calidad de vida para nuestras dos por entonces pequeñas hijas Martina y Francesca.